Desmantelar los reactores 1, 2, 3 y 4, o construir un sarcófago que los cubra, son algunas de estas


Plutonio en el agua de la planta y un nivel radiactivo en el mar cerca a Fukushima que supera 3.335 veces el límite. Japón se declaró ayer en estado de “alerta máxima” por la crisis nuclear, y reconoció que la situación en la central dañada es “imprevisible”.
Los trabajadores laboran con máscaras y a oscuras. Sobreviven el día a día con dos comidas, una botella de agua y treinta galletas. Hay esfuerzo, pero el problema no se logra controlar.
Ante este panorama, ¿qué hacer, entonces? El Gobierno japonés, a través de su portavoz, Yukio Edano, reconoció hoy que maneja unas nuevas –y acaso últimas- opciones. Según lo publicado por El Mundo, las autoridades del país asiático contemplan “todas las alternativas”. ¿Cuáles son?
1. Desplegar una tela especial sobre la planta nuclear, de modo que se evite la emisión de partículas radiactivas a la atmósfera.
2. Utilizar un buque para almacenar el agua contaminada (una solución temporal).
3. Dada la imposibilidad de controlar los reactores 1, 2, 3 y 4, la compañía Tepco ha anunciado que los desmantelará. No ha dicho cómo.
4. Construir un sarcófago que cubra los reactores dañados.
“Nos enfrentamos a una situación sin precedentes y tenemos que considerar diferentes estrategias, más allá de lo que normalmente hacemos”, dijo un miembro del gobierno, citado por el medio español. Estados Unidos ha puesto a disposición robots que son capaces de soportar altos niveles de radiación.
Categories: