La cadena de televisión Al Jazeera reportó que 26 personas murieron tras el ataque de las tropas libias y más de 40 resultaron heridas




Bengasi (Reuters) . En un evidente desafío a la resolución de la ONU y a su amenaza de hacer uso de la fuerza si es que el líder libio Muamar Gadafi no hacía un alto al fuego, las tropas libias bombardearon hoy a la ciudad de Bengasi controlada por los rebeldes y los forzaron a retirarse.
El avance a la segunda ciudad de Libia, habitada por unas 670.000 personas, parecía ser un intento por afrontar una posible intervención militar de Occidente, que según diplomáticos se produciría sólo después de una reunión en París el sábado iniciada a las 7:30 a.m.
La cadena de televisión Al Jazeera reportó que 26 personas perecieron tras el ataque de las fuerzas libias y más de 40 resultaron heridas, según un conteo del hospital de Bengasi. No dio más detalles.
Líderes de Francia, Inglaterra y Canadá podrían ordenar ataques aéreos contra las fuerzas de Gadafi inmediatamente después de sus conversaciones en París. Estados Unidos podría tomar parte posteriormente y cualquier intervención de las naciones árabes se produciría más adelante, indicó una fuente cercana a las charlas.
RESPUESTA LIBIA
Gadafi sostuvo que las potencias occidentales no tienen derecho a intervenir y culpó a los rebeldes, quienes dicen son miembros de Al Qaeda, por violar el cese al fuego alrededor de Bengasi.
“Esto es una injusticia”, dijo el portavoz del Gobierno, Mussa Ibrahim, en una carta dirigida a Francia, Gran Bretaña y Naciones Unidas. “Lamentarán si dan un paso hacia la injerencia en nuestros asuntos internos”, aseveró.
Por su parte, los residentes de Bengasi se mostraban indignados por el retraso de Occidente.
“Europa y Estados Unidos nos han vendido. Hemos estado escuchando bombardeos toda la noche, y ellos no han estado haciendo nada. ¿Por qué? No tenemos a nadie que nos ayude sino a Dios”, se quejó Hassan Marouf, de 58 años, parado afuera de la puerta de su casa en Bengasi.