Un niño dejó un mensaje en 1987 y un adolescente ruso lo encontró hace unos días


Cuando Frank Uesbeck guardó un mensaje en una botella en 1987, acaso si esperaba respuesta alguna. Estaba de viaje en un barco atravesando el Mar Báltico y su padre lo ayudó a escribir la carta. “Mi nombre es Frank y tengo 5 años. Mi papá y yo estamos viajando en un barco a Dinamarca. Si encuentras esto, por favor respóndeme, y yo te escribiré”.
Frank se había olvidado por completo de eso. Es más, apenas recordaba el viaje que hizo. Pero su mensaje se conservó casi intacto y, 24 años después, y gracias a que sus padres aún viven en la dirección que se consignaba en el escrito, obtuvo su respuesta.
Un adolescente ruso, de 13 años, caminaba por la playa hace unos días, acompañado de sus padres, cuando vio en la arena un objeto brillante. “Parecía una botella de cerveza alemana con un tapón de cerámica, y tenía un mensaje adentro”, comentó Daniil Korotkikh, el menor ruso, en declaraciones citadas por Newser.com.
“Al comienzo no lo creía”, dijo Frank. “Es una historia maravillosa”, agregó, y aseguró que Daniil “definitivamente” recibirá una respuesta de él.