El hecho no pasó a mayores debido a que todo se trataba de un experimento por parte de los funcionarios del lugar

Un grupo de aproximadamente 100 monos desvalijó un lujoso Mercedes Benz que se encontraba estacionado en el Parque Longleat Safari, en Inglaterra.
Las ventanas, los espejos laterales y hasta los aros del auto fueron desprendidos por los curiosos animales.
Felizmente, no hubo ningún agraviado pues todo se trataba de un experimento realizado por las autoridades del centro temático quienes colocaron a propósito el vehículo para observar el comportamiento de los monos.